Edipo

Ir abajo

Edipo

Mensaje por Exdeath el Mar Ago 05, 2008 3:38 am

Las tradiciones que hablan del desgraciado Edipo han inspirado a los poetas trágicos, especialmente a Sófocles, y ya el gran Homero nos habla de Epicasta, la madre del héroe que, después de haber perdido de vista a su hijo desde su tierna edad, habiendo quedado viuda se casó por segunda vez con un príncipe que resultó ser luego el vástago a quien ella creía muerto, de lo que ambos quedaron tan asustados que huyeron uno del otro; Edipo se sacó los ojos, de horror de sí mismo, y para desagraviar a los dioses renunció a vivir en compañía de sus congéneres.

El padre de Edipo se llamaba Laio y reinaba en Tebas, la ciudad más importante de Beocia, región vecina de la península ateniense. Juno le perseguía con su rencor por hallarse resentida con él, y el oráculo de Apolo predijo al rey que sería muy amado de sus súbditos si llegaba a morir sin hijos. Poco tiempo después nacía Edipo, y entonces a Laio no se le ocurrió nada mejor que dejar al niño abandonado en un bosque, con los tobillos atados a un árbol y colgado cabeza abajo.

Recogieron al infante unos pastores que, al desatarle, le encontraron los pies tan congestionados por las crueles ligaduras, que le llamaron Edipous, que significa "pies hinchados". La pastora Periboia, esposa de Poliblo, que no tenía hijos, adoptó al pequeño y le cuidó con una solicitud extraordinariamente maternal. Cuando Edipo fue mayor, sintiéndose acosado por las dudas acerca de sus auténticos orígenes, fue a consultar el oráculo de Delfos, que no aclaró lo que pretendía saber, pero le hizo terribles revelaciones:
-Matarás a tu padre y te casarás con tu propia madre.

Edipo, espeluznado, abandonó aquel sitio de mal agüero y dirigióse a Fócida en busca de fortuna.
Pero allí tuvo lugar la primera fatalidad.
En una encrucijada se topó con la comitiva del rey Laio, que iba fuertemente escoltado por hombres armados. El joven marchaba por en medio del camino, por lo que los soldados le ordenaron con violencia que se apartase. Edipo no hizo el menor caso y se plantó delante del rey mirándole casi con insolencia.
-Si ésta es tu forma de obrar en país extrangero, ¿a qué barbarie no te entregarás en aquellos que son tus dominios?-increpó Edipo al que ignoraba fuese su padre.

Laio, hombre soberbio y orgulloso, enfurecido por las palabras del joven, mandó que le azotaran. Entonces Edipo derribó a los soldados que se aprestaban a dominarle, hirió mortalmente a dos de ellos y, viendo que el monarca hacía amago de atacarle con la espada, le tiró un dardo que llevaba para defenderse de las fieras, clavándoselo en medio del corazón.

Huyendo de lugar tan funesto y trágico al tiempo que no dejaba de pensar en el oráculo, Edipo llegó a Tebas ignorando que aquélla era su patria. El país estaba amenazado por un monstruo, la Esfinge, que tenía cuerpo de león, cabeza de mujer y alas de buitre. Estaba al acecho en unas rocas que daban sobre el camino del mar y, cuando alguien pasaba por las cercanías, saltaba sobre él formulándole una pregunta enigmática y, como nadia sabía la respuesta, la Esfinge destrozaba a su prisionero.

Edipo, sin padres, sin patria, sin hogar casi, no tenía apego a la vida y quiso ir al encuentro de la Esfinge para libertar a los tebanos de la cruel amenaza que aquella bestia representaba. Se encaminó hacia el acantilado y al llegar a la guarida del monstruo, éste bajo hacia él, planeando con sus gigantescas alas, le encerró con sus patas como un gato aprisiona a un ratón herido para jugar con él antes de devorarlo y la preguntó:
-¿Has venido a desafiarme, verdad joven temerario? Pues bien, dime... ¿Cuál es el animal que por la mañana tiene 4 patas, 2 al mediodía y 3 por la noche, y es más débil cuando más patas tiene?

Edipo, echándose a reir burlonamente, exclamó:
-¿Y con ese acertijo tan sencillo aterrorizas a los pobres incautos? Ese animal... es el hombre. En el amanecer de su vida anda a 4 patas porque todavía no tiene fuerzas para mantenerse sobre 2. Al mediodía, en el cenit de su juventud, anda como es normal sobre sus 2 piernas, y en la noche de la vejez, antes de acostarse en el sueño de la muerte, anda sobre 2 y ayudado de un bastón, que son 3. Y es más débil cuando más patas tiene, porque no necesita bastón ni ayudarse de las manos siendo joven.

La Esfinge quedó largo rato sumida en profundo silencio. Después soltó a Edipo, levantó el vuelo y fue a estrellar su cabeza contra las rocas.

El muchacho regresó a Tebas, donde fue acogido en olor de multitud. La reina Iocasta -la misma a quien Homero denomina Epicasta-, que había quedado viuda, dijo a los ministros que si era necesario para el país que ella contrajese segundas nupcias, ninguna ocasión mejor que aquélla, con el héroe que había salvado a los tebanos del horror q ue los tenía sometidos la Esfinge.

Y de este modo Edipo fue solicitado por los ancianos de Tebas para casarse con su madre. Su verificación las bodas y se cumplió el oráculo. Pero al hacerse el intercambio de los presentes, Edipo dijo que era pobre y no llevaba consigo más que un pequeño paquete con las ropas que, como señal de identidad, le habían entregado sus padres adoptivos de cuando era niño. Iocasta, con curiosidad, examinó aquellos pañales y dio un agudo grito cayendo desmayada al suelo. Acudieron las criadas de palacio y su hijo la levantó. Pero fueron vanos todos los esfuerzos por reanimarla. Entonces el joven tuvo un presentimiento terrible; se le representaron ante los ojos del oráculo de Apolo las predicciones, la muerte de Laio...Todo lo comprendió en un instante con aterradora nitidez: aquella mujer era su madre.

Iocasta, cuando volvió en sí, al saber que su hijo había descubierto la terrible realidad de los hechos y huido de palacio, se suicidó. Edipo se extrajo los ojos al enterarse del trágico fin de su madre, contrayendo posteriormente un nuevo y segundo matrimonio con una mujer a la que llamaban Euryganeia.

En este punto las tradicions abren profunda disyuntiva y los poetas se apoderan de la leyenda de Edipo.

El final más interesante de tan descorazonada historia es el imaginado por Sófocles:

Edipo tuvo de su segundo matrimonio 2 hijos, Eteocles Polinice, y 1 hija que había heredado el carácter indomable de su progenitor: Antígona. Eteocles y Polunice acabaron luchando entre sí, en la famosa expedición de los 7 jefes contra Tebas. Edipo, una vez muerto, recibió la setencia del tirano Creón, que quería privarle de sepultura bajo pena de muerte para quien se atreviera a enterrarle.

Pero entonces la valerosa y decidida Antígona infrimgió la prohibición, porque las leyes divinas están por encima de los caprichos de los tiranos, y enterró a su padre:

De este modo, en el decurso de la literatura griega, la leyenda mitológica se transforma en argumento moral. Los atenienses de la época de Sófocles, autor de las tragedias "Edipo Rey" y "Antígona", ya no rinden culto a la fuerza, sino a la libertad. Grecia ha transformado su pensamiento, el sentido de su heroísmo, y con su nueva interpretación de las viejas leyendas quiere comunicar una sabia joven a las antiguas figuras populares.
avatar
Exdeath
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 2398
Edad : 29
Localización : La Ciudad De Los Árboles
Banda Favorita: : Mägo De Oz
Titulo : El Príncipe De La Dulce Pena
Fecha de inscripción : 11/03/2008

Ver perfil de usuario http://exdeathdeoz.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Edipo

Mensaje por Möyo el Mar Ago 05, 2008 6:19 am

Edipo Rey!!! Amo esta tragedia, me remonta a la literatura de mi niñez.

Sófocles es uno de los tres mas grandes dramaturgo de la antigua Atenas!!! Es grande!! Me gusta todo el sufrimiento que Edipo tiene que pasar y el final uyyy sublime. Muchos se han inspirado en esto, incluyendo a mi consentido de Tolkien.
avatar
Möyo
Conde Del Foro
Conde Del Foro

Cantidad de envíos : 646
Edad : 28
Localización : Rivendel
Fecha de inscripción : 21/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.